Plenacor – acción terapéutica, advertencias, contraindicaciones

mar

23

2011

Acción Terapéutica: Beta-bloqueante cardioselectivo. Antihipertensivo, antianginoso y antiarrítmico.

Indicaciones: Tratamiento de:

  • La hipertensión arterial. Atenolol puede ser utilizado sólo o en combinación con otros agentes antihipertensivos, particularmente diuréticos tiazídicos.
  • Angina de pecho secundaria a ateroesclerosis coronaria. Atenolol está indicado en el manejo a largo plazo de pacientes con angina de pecho.
  • Arritmias cardíacas.
  • Infarto agudo de miocardio. Atenolol se indica para el tratamiento de pacientes hemodinámicamente estables que tienen diagnóstico definitivo o sospecha de infarto agudo de miocardio a fin de reducir la mortalidad cardiovascular. En este caso el tratamiento puede iniciarse tan pronto como las condiciones clínicas del paciente lo permitan.

Advertencias: Se advierte a los deportistas, que este medicamento contiene un componente que puede dar un resultado analítico positivo en el control antidoping.

El Atenolol está contraindicado en arteriopatías periféricas severas, pero también puede agravar las leves y moderadas.

Puede modificar la taquicardia que acompaña a la hipoglucemia, enmascarando sus síntomas.

El Atenolol puede enmascarar los signos de tirotoxicosis.

Precuaciones:
Aunque está contraindicado en la insuficiencia cardíaca no controlada, puede utilizarse en pacientes compensados. Debe tenerse un especial cuidado en pacientes con una pobre reserva cardíaca.

Puede aumentar el número y la duración de las crisis en pacientes con angina de Prinzmetal. PLENACOR es un bloqueante adrenérgico beta selectivo; consecuentemente, puede considerarse su uso, pero con sumo cuidado en esta patología.

Debido al efecto negativo sobre el tiempo de conducción, debe tenerse cuidado si se administra a pacientes con bloqueo cardíaco de primer grado.
Por su acción farmacológica, reduce la frecuencia cardíaca; en raras ocasiones, cuando el paciente desarrolla síntomas que puedan ser atribuidos a dicho efecto, debe reducirse la dosis, y evaluar la respuesta.

El tratamiento con Atenolol no debe, por lo general, discontinuarse en forma abrupta, sino en forma gradual, debido al riesgo de agravamiento de las afecciones para las cuales fue indicado.

En pacientes con antecedentes de reacciones anafilácticas, puede causar una reacción muy severa a una variedad de alérgenos. Tales pacientes pueden no responder a las dosis usuales de adrenalina utilizadas para tratar las reacciones alérgicas.

Aunque los bloqueantes beta-adrenérgicos cardioselectivos pueden tener un menor efecto sobre la función pulmonar que los no selectivos, debe evitarse su administración en pacientes con patología obstructiva de las vías respiratorias, a menos que existan condiciones clínicas que obliguen a su utilización; en tales casos el Atenolol debe usarse con precaución. Ocasionalmente, puede presentarse aumento en la resistencia de la vía aérea en pacientes asmáticos. Sin embargo, por lo general, esto puede revertirse con la administración de dosis habituales de broncodilatadores tales como salbutamol o isoprenalina. Se debe evaluar la relación beneficio – riesgo antes de administrar Atenolol a pacientes con antecedentes de asma bronquial o episodios de broncoespasmo.

Embarazo y Lactancia:
EVIDENCIA POSITIVA DE RIESGO: El Atenolol se ubica en el grupo de fármacos para el cual se ha demostrado riesgo fetal. No obstante, los beneficios potenciales del uso del fármaco pueden superar al riesgo potencial, por ejemplo, en situaciones que amenazan la vida o enfermedades graves para las cuales no se pueden usar o no son efectivos otros fármacos más seguros. (Categoría D de la FDA)

El Atenolol atraviesa la barrera placentaria. No se han efectuado estudios acerca de su uso en el primer trimestre de embarazo, pero no debe excluirse la posibilidad de daño fetal. Si bien el Atenolol ha sido utilizado, bajo estricto control médico, para el tratamiento de la hipertensión en el tercer trimestre, su administración a mujeres embarazadas en el manejo de la hipertensión leve a moderada, ha estado asociada con retardo del crecimiento fetal intrauterino. El uso de PLENACOR en mujeres embarazadas o que puedan quedar embarazadas, requiere que el beneficio sea cuidadosamente evaluado frente a los posibles riesgos, en particular, durante el primer y segundo trimestre.

Se presenta una significativa acumulación de Atenolol en la leche materna; por lo tanto, debe tenerse un especial cuidado cuando se administra a mujeres que amamantan.

Pediatría: No existe experiencia de uso pediátrico, en consecuencia, no debe ser utilizado en niños.

Geriatría: En general la dosificación en pacientes de edad avanzada debe ser cautelosa, comenzando con dosis bajas. Particularmente se debe considerar la posibilidad de compromiso de la función renal, hepática o cardíaca, así como patologías y tratamientos concomitantes.

La evaluación de pacientes con hipertensión o infarto de miocardio debe siempre incluir la valoración de la función renal.

Reacciones Adversas: PLENACOR es bien tolerado. En estudios clínicos, los efectos adversos informados fueron, en la mayoría de los casos, atribuibles a la acción farmacológica del Atenolol.
Se han reportado los siguientes:

  • Cardiovasculares: Bradicardia, hipotensión postural que puede estar asociada con síncope, incremento de la insuficiencia cardíaca, frío en las extremidades. En pacientes susceptibles, precipitación del bloqueo cardíaco, claudicación intermitente y fenómeno de Raynaud.
  • Sistema nervioso central: Confusión, vértigo, cefalea, cambios de humor, pesadillas, psicosis y alucinaciones y trastornos en el sueño del tipo observado con otros beta-bloqueantes adrenérgicos.
  • Gastrointestinales: Boca seca, dispepsias gastrointestinales.
  • Hematológicas: Púrpura, trombocitopenia.
  • Dermatológicas: Alopecia, sequedad de ojos, reacciones psoriasiformes, exacerbación de la psoriasis, rash cutáneos.
  • Neurológicas: Parestesias.
  • Respiratorias: Puede presentarse broncoespasmo en pacientes con asma bronquial o con antecedentes de crisis asmáticas.
  • Sensoriales: Trastornos visuales.
  • Otros: Fatiga, aumento de anticuerpos antinucleares (ANA) cuya relevancia clínica no es clara.

Preguntas realizadas por otros:

En: Medicamentos y Prospectos Publicado por: [41 Green Star Level]

Responder esta pregunta


NOTA: Las respuestas son sometidas a moderación. No se aceptan respuestas que no estén relacionadas con el tema que se trata en la publicación o en la pregunta. Tampoco se permiten comentarios groseros o que falten al respeto de otros usuarios. Recuerda que está totalmente prohibido utilizar este sitio para la compraventa de medicamentos y que las respuestas que aquí se ofrecen no tienen validez como dictámenes médicos, ya que estos sólo pueden ser emitidos por profesionales de la salud debidamente acredtados. Puedes ampliar esta información en nuestros Términos y Condiciones de uso.

YTu debes estar Conectado para enviar una respuesta.

¿Aún no eres miembro? Regístrate ahora »



 

Tweet